Saltar al contenido

Historia de hachiko, el perro fiel

hachiko el perro fiel raza akita

Hoy os traemos un artículo muy distinto, pero siempre relacionado con nuestro fieles amigos peludos. La historia de hachiko, el perro más fiel de Japón, ha conmovido a millones de personas con la película protagonizada por Richard Gere. Esta es una de las innumerables películas basadas en historias reales y os la vamos a contar.

¿Quién fue Hachiko?

Hachiko fue el nombre que Hidesaburo Ueno dió a un pequeño cachorro de raza Akita que adoptó en 1924 en Odate, al norte de Japón. El señor Ueno era profesor en la universidad de Tokio, concretamente del departamento de agricultura.

Hachiko llegó a su vida después de la pérdida de su mascota anterior, que también era un can, una perrita en efecto.

El perro, siendo cachorro, viajó durante dos días en una caja hasta la estación de Shibuya. Una vez allí, los sirvientes del profesor se percataron que se encontraba desmayado y quizá no sobreviviría. Debido a la reciente pérdida de su otra mascota el profesor Ueno no estaba convencido de quedarse con Hachiko.

Sin embargo, su hija lo convenció para hacerlo y tras acercarle un tazón de leche el pequeño perro reaccionó, estableciéndose una conexión entre el perro y su amo de forma rápida.

Origen del nombre Hachiko

En japonés hachi significa «ocho» y «leal». El nombre no fue una casualidad, el profesor Ueno decidió nombrarle de esta mañana ya que el pequeño cachorro poseía una ligera desviación en las patas delanteras, «con forma de ocho». La parte de leal ha quedado más que demostrada con su comportamiento.

Raza de perro Akita

Hachiko fue un perro de la raza Akita Inu, originaria de Japón. El nombre de esta raza no es otro que el de la traducción de «Inu» que significa perro en japonés y de la región originaria, Akita. La apariencia física y evolución de la raza le consagraron como un animal multitarea, utilizado tanto para la caza o incluso, desgraciadamente, peleas de perros. Hachiko mostró el comportamiento de los perros de su raza: protectores, muy cariñosos y extremadamente fieles.

En la cultura japonesa esta raza es considerada como símbolo de buena suerte. Es habitual encontrar en las casas de Japón pequeñas estatuillas de Hachiko, tratando de atraer buena suerte a la familia.

La vida de Hachiko

La gran lealtad e inteligencia de Hachiko, con la ayuda del cine, ha hecho que su historia ya conmovedora de por sí, haya ganado un reconocimiento mundial. Tras la adopción siendo un cachorro por parte del profesor Ueno, este se convirtió en su mejor amigo. El perro los acompañaba a diario hasta la estación de trenes de Shibuya, actualmente es una parada de metro. Cuando llegaba la tarde, Hachiko volvía a la estación para esperar a su humano, sin faltar un solo día.

Este ritual diario despertó la curiosidad de pasajeros y transeúntes, los que a diario veían Hachiko y su dueño. Lamentablemente, un año después, concretamente en 1925, el profesor y dueño de Hachiko sufre durante una de sus clases un infarto cerebral. Este le provocó una hemorragia intracraneal provocándole la muerte.

Esa misma tarde, como hacía habitualmente, Hachiko acudió a la estación de Shibuya a esperar al profesor, pero nunca volvió. Fiel a su amo, acudió a diario a la estación, pasando gran parte del día allí, lo cual la convirtió en su nuevo hogar. Los siguientes nueve años de su vida los pasó esperando la vuelta del profesor, que nunca llegó.

Los que conocían la rutina de Hachiko esperando al profesor en la estación de trenes, sintieron una gran conmoción por la gran lealtad del perro y empezar a propocionarle comida y agua. Tras casi diez años de espera, el perro fiel Hachiko fue hallado muerto en la estación una mañana del ocho de marzo de 1935.

Ya el año anterior, en la propia estación se levantó una estatua de bronce en honor a su lealtad. Esta tuvo que ser fundida durante la segunda guerra mundial para la fabricación de armas, pero tan pronto como terminó el conflicto, se erigió una nueva en 1947. Actualmente se puede visitar esta estatua en la estación de metro de Shibuya en Japón.

Fué tal el impacto de la muerte de Hachiko que la prensa nacional se hizo eco de la noticia, publicándola en sus páginas. Es entonces cuando fué bautizado como Chüken Hachiko, que significa «Perro fiel Hachiko».

También cuenta con otroa estatua, esta en el cementerio de Aoyama, junto a los restos de su amo, el profesor Hidesaburo Ueno.

Siempre a tu lado Hachiko

Fue tal el impacto de la historia de Hachiko que fueron realizadas diferentes películas para contarla. La más conocida y con mayor alcance hasta ahora es «Hachiko, siempre a tu lado». Producida en 2009 y protagonizada por Richar Gere.

La producción dirigida por Lasse Hallström nos cuenta la historia de un profesor de música cuyo encuentro con el pequeño Hachiko se produce en una estación de trenes, en la cual se haya deambulando.

En ella, el personaje de Parker y Hachiko entablan una amistad indestructible y que solo se ve interrumpida tras la muerte repentina del profesor al sufrir un paro cardíaco durante una de sus clases.

El desarollo de la película toma otro curso cuando el yerno de Parker recupera a Hachiko de la estación y lo lleva a vivir con la viuda del profesor. Este se escapa a diario para ir a esperar a su dueño a la estación de tren pero nunca vuelve.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *